Portada » ¿Por qué dormimos menos cuando somos mayores?

¿Por qué dormimos menos cuando somos mayores?

Por Redacción

A medida que envejecemos, experimentamos una serie de cambios en nuestros patrones de sueño. Conciliar el sueño se vuelve más difícil, despertamos varias veces durante la noche y nos levantamos temprano por la mañana. ¿Por qué ocurre esto? En este artículo, exploraremos las causas detrás de este hábito tempranero en los adultos mayores y cómo afecta su calidad de sueño. También discutiremos algunas estrategias para mejorar el descanso y la calidad de vida en esta etapa de la vida.

Los adultos mayores suelen quejarse de no alcanzar un sueño profundo, despertarse varias veces durante la noche y experimentar dificultades para conciliar el sueño. Según la Sleep Foundation, a partir de la mediana edad, el tiempo promedio de sueño disminuye 30 minutos cada 10 años. Esto se debe, en parte, a los cambios en el ritmo circadiano, nuestro reloj interno que regula los patrones de sueño y vigilia.

¿Cuáles son las causas por las que dormimos menos cuando nos hacemos mayores?

A medida que envejecemos, nuestro ritmo circadiano se acelera y adelanta la hora de comienzo del ritmo. Además, la disminución de neuronas en el núcleo suprasmático, el centro principal de regulación de los ritmos circadianos, también influye en nuestros patrones de sueño. Otro factor importante es la disminución en la producción de melatonina, la hormona que ayuda a promover el sueño.

Además, los cambios en la visión relacionados con la edad pueden afectar el ritmo circadiano. La retina en nuestros ojos contiene células sensibles a la luz que transmiten señales al cerebro, y esto puede influir en los niveles de melatonina. Estudios sugieren que entre el 40% y el 70% de los adultos mayores sufren problemas crónicos del sueño, lo cual puede tener un impacto significativo en su salud y calidad de vida.

Conclusión

Aunque el cambio en los patrones de sueño en los adultos mayores es inevitable, existen hábitos que pueden mejorar la calidad del descanso y la vida en general. Es importante comprender los factores biológicos y orgánicos que contribuyen a este cambio y buscar estrategias para gestionarlos. Mantener una rutina de sueño regular, crear un entorno propicio para dormir, realizar actividad física regularmente y consultar a un especialista en sueño pueden ser medidas útiles para mejorar la calidad de vida en la tercera edad. Recuerda que un buen descanso es esencial para mantener un estilo de vida saludable y activo en todas las etapas de la vida.

Related Articles

Deja tu comentario